NOTICIAS: LAS TIENDAS DE BICICLETAS ROBAN A SUS CLIENTES

 Las tiendas de bicicletas NO están timando ni robando a sus clientes, es un título trampa como el de los periódicos de hoy en día. Si lo hicieran, estarían ganando muchísimo más dinero del que pueden llegar a facturar en un mes.

A continuación te dejamos algunas ideas simples para que puedas entenderlo. Antes que nada tienes que mirar el barrio en el que esta ubicada tu tienda de bicicletas favorita, seguramente no veras alrededor ninguna tienda de Apple, Victoria’s Secrets o Gucci. Esos negocios, son negocios con altos ingresos y márgenes pero las tiendas de bicicletas, generalmente, no lo son.

Luego date una vuelta, por el parking más cercano a la tienda, y busca el coche del dueño de la tienda, si tiene, seguramente no sea un deportivo de lujo ni un 4×4 de lujo. Lo más probable que sea un utilitario o una mini-van para poder cargar cosas.

El final de mes de una tienda de bicicletas es una descompensación brutal entre largas horas de trabajo y márgenes super bajos. Por supuesto no es un trabajo para alguien al que no le guste y ame el mundo del ciclismo. Normalmente comienzan en este mundo por  que le gustan las bicicletas, realmente les gustan, lo suficiente para trabajar de esto el resto de la vida. Pero una vez que entran en esta linea de trabajos, se dan cuenta de que el horario laboral no les va a dejar disfrutar de salir a rodar, y que seguramente ganarán muchísimo menos dinero siendo dueño de una tienda de bicicletas, que trabajando en el burguer de la esquina. Pero por lo menos trabajan muchas más horas 😉

Según vamos leyendo estudios en internet por expertos del sector, dicen que básicamente muchas marcas y tipos de productos desaparecerán de las tiendas debido a lo que se denomina «showrooming». El showrooming consiste en que los clientes acuden a las tiendas de bicicletas, a probarse las tallas de las zapatillas, de la ropa, a ver la calidad de los productos, las costuras,  a mirar que tal les queda el casco, para finalmente decir..:» me lo voy a pensar…» y acabar comprándolo en internet con un 40 o 50 % de descuento.

Alquilar una tienda, pagar los impuestos, luz, agua, aire acondicionado, persona, seguro cuesta muchísimo dinero. Cada metro cuadrado de una tienda tiene que ganarse el dinero para cubrir ese espacio. Si las tiendas son constantemente «showromeadas», ese pequeño espacio de cascos enseguida pasará a ser un área de bikefitting, un área de café o algún tipo de producto que no esté en internet a precios reventados. Esas marcas desaparecerán de las tiendas locales de bicicletas.

A lo largo de estos últimos 30 años las tiendas de bicicletas se han ido adaptando a los nuevos cambios y las nuevas tecnologías, por lo tanto las tiendas de bicicletas seguirán sobreviviendo. Una mano de obra buena y una buena atención no te la da internet, pero el problema será de qué marcas sobrevivirán a la polarización de convertirse en marcas de internet o convertirse y apostar por ser vendidas en tiendas locales.

Hoy la lucha contra internet por parte de muchos negocios es muy dura, las tiendas de bicicletas LOCALES, si LOCALES, donde hay una persona física que te atiende, te da los buenos días, te aconseja y si es necesario te pondrá aire o te ajustará un freno sin cobrarte,  han entrado en una pelea perdida contra grandes negocios de venta online hace ya un par de años atrás.

A todos nos gusta pagar menos por un producto, y si conseguimos un «descuentazo» lo comentaremos con nuestros amigos y colegas «…Si tío, me he pillado este juego de ruedas que en tienda valen 879 euros por 420 pavos en Wiggle…» El problema principal no es el precio, ese es un daño colateral como dirían los americanos, el problema principal es la falta de control de las grandes marcas, las condiciones abusivas de los distribuidores nacionales y por supuesto los márgenes de productos.

Las tiendas culpamos a los distribuidores nacionales, los distribuidores a los fabricantes o distribuidores internaciones y así es el pan de cada día, viendo como un producto que nosotros tenemos que vender a 60 euros y que nos ha costado 48+IVA, en internet se vende por 36 euros al consumidor final. Pero más allá del precio el problema fundamental de esta guerra entre TBL (tienda bicicletas locales) Y TBO (tienda de bicicletas online) es la desconfianza que se crea en el cliente el cuál piensa que las TBL queremos timarlo porque vendemos un producto mucho más caro que en internet, producto que un simple click y en 24/48 horas lo tiene en la puerta de casa.

Los distribuidores o marcas que tienen un poco de nombre en el mercado, no todas obviamente, no saben adaptarse a los tiempos que corren, suelen establecer un importe mínimo de compra o exigir programaciones (mínimos de compras anuales) y muchas veces no dan nada a cambio. Con nada a cambio me refiero a merchandising, algún producto de demo para que los clientes puedan ver y probar o simplemente aparecer en la web de la marca como punto de venta autorizado, que muchas veces ni siquiera saben que esa tienda existe.

Las tiendas lucharán contra internet con su trabajo y la mano de obra de saber colocar y ajustar un producto. Todos pagamos el traslado+tiempo+repuesto a la hora de reparar nuestra lavadora, pero cuando vamos a la tienda de bicicletas no esperamos que un vehículo tan simple cueste más de 10 euros revisarlo complemente, ponerle grasa, y ajustarlo y limpiarlo.

Pero entonces ,¿cómo es posible que los titanes en internet vendan tan barato?

Los grandes titanes, llamese WIGGLE, CHAIN REACTION, BIKESTOCKS logran bajar los precios por debajo del PRECIO DE COSTE DE DISTRIBUIDOR de las siguientes formas:

  • COMPRAS POR VOLUMEN: Cómo decíamos anteriormente las programaciones no se salva nadie pero si haces una programación que ni siquiera existe, doblando o triplicando la máxima que si que existe, puedes exigir unos márgenes mucho mucho mayores. Las pequeñas tiendas preferimos perder un 5% de margen que tener 10 bicicletas del año anterior paradas en la tienda y ya pagadas dándonos los buenos días día tras día.
  • COMPRAS OEM: Las grandes TBO aprovechan su gran rotación y capacidad de compra para comprar productos OEM a fábricas que venden sus productos de montaje a precios muy bajos, pero con embalajes de plástico. Esto sobretodo funciona para grupos de cambios completos que tienen grandes descuentos o ruedas, que nos llegarán en cajas de wiggle y no de la marca.
  • SHIPPING: La potencia de envíos facilita que puedan vender más con envíos gratis, pero OJO, esos envíos gratis en realidad están pagados por otros usuarios que pagan portes express, o algunos extras para que los pedidos sean gestionados, que no enviados, antes y así muchas otras opciones.
  • FÁBRICA: Muchos de estos titanes gracias a sus grandes volúmenes hacen los envíos directamente de la fabrica o almacén al usuario final sin necesidad de que pase por tantas manos y eso haga subir el precio del coste.

Comprar en la tienda local de tu ciudad no va a hacer que el dueño de la tienda se compre su tercer chalet, sino a que pueda poner un plato de comida en la mesa, a pagar el alquiler y los gastos, a poder contratar a una persona, a pagar impuestos que se repercuten en la ciudad, a gastar el salario que gane en otras tiendas del barrio.

Sin duda hay que adaptarse a las nuevas tecnologías, pero está más que claro, las tiendas de bicicletas lograrán sobrevivir. Personalmente tampoco me gustaría vivir en un mundo donde las tiendas de bicicletas estén llenas de bicicletas para niños, a mi me gusta ir y tirar una hora mirando bicicletas nuevas, productos y contando batallas con el dueño de la tienda. Si el trato es bueno, me gastaré mi dinero en esa tienda.

Este es una reflexión personal que me gustaría compartir con todos mis clientes y amigos, y porque no con otros dueños de tiendas que quizás ven esto como yo, en ningún momento critico el hábito de los clientes, pero si a las  marcas y me intriga que marcas desaparecerán y que nuevas tendencias vendrán.

Un saludo!

Y A DAR PEDALESSS SIEMPRE!

Deja una respuesta